Frase

  • " Los mejores libros son los que te cuentan lo que ya sabías. "

     

    George Orwell

créditos

Banner_izquierdo

Contador de visitas

Tripudium: Reconocimientos merecidos. Columna de Marta Ávila.

Tamaño letra:

 

Reconocimientos merecidos

 

Tripudium  /  Columna de Marta Ávila

 

 

El Ministerio de Cultura de Costa Rica otorga los premios nacionales en danza, desde 1992. El jurado que reconoció el trabajo realizado durante el 2016 designó a Nandayure Harley por la obra Estados alterados como la mejor dirección, así mismo se reconoció en sus interpretaciones Fabio Pérez y Melissa Montero. De igual forma, a Telémaco Martínez se consideró responsable de la mejor producción. Cabe destacar que a partir de 2015 y como parte de la reforma de la Ley de premios nacionales, el de danza lleva el nombre de la maestra Mireya Barboza.

 

En este espacio comentaré Estados alterados, dirigida por Harley, con el elenco de la Compañía de Cámara Danza UNA. Los responsables de la coreografía fueron Yul Gatjens y Harley.

 

Recientemente, pude volver a ver esta obra en una reposición, bailada por Heriberto Calderón, Yul Gatjens, Melissa Montero, Natalia Herra, Alexander Gutiérrez, y Alejandra Núñez, en el Teatro Atahualpa del Cioppo, en Heredia.

 

La obra se inspiró en el poema del costarricense Álvaro Mata Guille, quien escribió un texto denominado Solveit, basándose en las experiencias del personaje de Henry Ibsen de la obra Peer Gynt. Más que describir la historia de la protagonista, los coreógrafos intentan recrear las emociones y sensaciones por las que atraviesa esa mujer esperando a su amado.

 

Una de las cosas que llama la atención de Estados alterados es el lenguaje utilizado, donde el movimiento se transformó en elemento fundamental y requirió de cuerpos muy bien entrenados, pues las demandas interpretativas son muy altas para lograr la concreción de diseños espaciales y dinámicas. En esta obra se puede observar a los integrantes de la CCDUNA abordar las imágenes propuestas por los creadores con aplomo y solvencia técnica.

 

Es un trabajo en el que se constata la consolidación del estilo compositivo de Harley, quien lo ha desarrollado a través de su amplia carrera como coreógrafa. Ella depura las imágenes para llegar a lo esencial sin renunciar a su manera de componer. Tampoco satura la escena con recursos plásticos como nos había acostumbrado, ya que pone lo justo en el escenario. Por su parte, lo que aporta Gatjens contribuye a dar un balance que mantiene el dinamismo en la obra, a la cual Daniel Solano le creó una banda sonora que partió de varios autores como Edvard Grieg, John Cage, Benjamín Britten, entre otros. De igual modo, el vestuario de Laura Morales, con un diseño discreto, casi neutro, permite que el espectador disfrute de los cuerpos esculpidos por un buen trabajo técnico.

 

Otro aspecto del montaje fue la participación de Melissa Montero como una de las principales bailarinas, quien, en varios segmentos, personificó el espíritu de Solveit. Sobre Montero debo decir que su trabajo evidenció un crecimiento como bailarina, y lo demostró en las obras que bailó en las diferentes temporadas poseedora de una fuerza y limpieza en el manejo corporal, con una sutil proyección escénica y siempre apoyada por sus compañeros de equipo.

 

Estados alterados llega a refrescar al medio de danza en un momento en el que está saturado de trabajos prescindibles.

 

Esta Compañía creada en 1981, en la Escuela de Danza de la Universidad Nacional de Costa Rica, estrena en su segundo semestre un trabajo de la coreógrafa española Carmen Werner, invitada a montar una puesta en escena sobre los derechos humanos, tema que escogió la UNA para ser tratado a profundidad desde todas las áreas del conocimiento durante el 2017, y la coreografía lleva el nombre de Un sueño imposible.

 

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Share
Footer.png