Frase

  • Abeja que quiere miel

    Debe dejar el panal

     

    Tito Monterroso

créditos

Banner_izquierdo

Contador de visitas

Tripudium: 70 años bien bailados: Ballet de Guatemala. COLUMNA DE MARTA ÁVILA.

Tamaño letra:

 

70 años bien bailados: Ballet de Guatemala

 

Tripudium / Columna de Marta

 

 

Gracias a la invitación como conferencista a las IX Jornadas de Investigación del Arte, a finales de julio de 2018, organizadas por el Ministerio de Cultura y Deportes y varias instituciones de Guatemala tuve la oportunidad de asistir a la función de gala para conmemorar los 70 años de fundación del Ballet Nacional de Guatemala, institución decana del ballet en Centro América.

 

 

Como si fuera un regalo del destino, esta función, que se realizó en la sala principal del complejo cultual Miguel Ángel Asturias, me permitió conocer de cerca a muchas figuras del ballet guatemalteco, de las cuales había escrito e investigado en mi tesis doctoral, casi tres lustros atrás. Fue muy emotivo cuando se elevó la plataforma del proscenio y aparecieron algunos bailarines que debutaron en el Teatro Capitol el 16 de julio de 1948, liderados por la primera directora, madame Marcelle Bonge de Devaux, Jean Devaux Bardot y el profesor Óscar Vargas Romero, quienes contaban con edades aproximadas a los 90 años.

 

 

Esta presentación que se dio en el Teatro Efraín Recinos con un lleno total, es una prueba más de que el ballet en Guatemala es un campo cultural consolidado, pues tiene, instituciones de larga data que la apoyan, certámenes que la promueven, generaciones de creadores e intérpretes que participan en la construcción y el gusto por el lenguaje que cultivan. El Ballet Guatemala fue declarado en 1992, por el Congreso de la República Patrimonio de la Nación.

 

En esa presentación del 1 de agosto, también subieron al escenario jóvenes bailarines que entregaron a miembros de otras generaciones un certificado de su participación en el Ballet Guatemala como popularmente se le conoce. Un video que inició con la imagen de Madame Bonge y cerró con la de su hijo Richard Devaux, recordó a todos los que habían bailado en ese escenario y ya no estaban con nosotros. A esta producción, le faltó la información de fecha de nacimiento y muerte de cada intérprete para ser un documento histórico de mucho valor.

 

 

El público, seguidor del ballet apreció un programa constituido por Le Grand Pas de quatre (1845) de Jules Perrot y actualizada por Antón Dolin, en el que se escenifica a las divas del romanticismo francés: María Taglioni la encarnó Claudia García, a Lucile Grahn, Cary Melendez, a Carlota Grisi, Joyce Cruz y a Fanny Cerrito, Alejandra Rizzo. Luego se presentó el dúo Fantasía Carmen (1968) del cubano Alberto Alonso interpretado por Grushenka Sandoval y Gerson Malín, posteriormente, el talento masculino lo vimos en el Pas de Cinq en la coreografía de Andrea Álvarez a cargo de Francisco Hernández, Gerson Malín, Benjamín Calderón, Geovanni Santizo y Nimrod Lima con música de Mendelssohn. Como cierre, se ejecutó el segundo acto de Giselle (1841) en la que interpretaron a Giselle (Mirtha Lucía Rivera), Albretch (Norman Barrios) Mirtha (Claudia García)y el resto del elenco femenino de la compañía apareció como las Willis. En esta función se observó un repertorio cargado hacia la sensibilidad del lenguaje romántico y neoclásico. En el que se mostró la capacidad de los bailarines de asumir estos papeles con buen nivel técnico y solvente interpretación.

 

 

Como lo identifiqué en mi primera visita a Guatemala para analizar la danza escénica en Centroamérica en 2004, la Danza contemporánea, está en una situación opuesta al Ballet, en este país. Todavía tienen mucho que conseguir, los profesionales amantes de esta disciplina, antes de poder consolidarse como campo cultural igual que el ballet clásico. Pues los grupos que la cultivan tienen menor apoyo institucional, a nivel académico apenas, la carrera de danza que se inició en 2011, en la Universidad de San Carlos, está graduando a su primara promoción. Tampoco existe una agrupación representativa de larga trayectoria como en el ballet o el folclor con fondos estatales. No obstante, tanto el ballet como la danza en Guatemala tienen una larga historia, muy rica y mucho que documentar, labor que apenas se inicia.

 

Marta Ávila Aguilar. Correo: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Share
Footer.png