Frase

  • " Los cines han desaparecido y han sido sustituidos por esas salas multiusos impersonales e intercambiables que carecen de alma. Vamos a ver una película como quien va a un hipermercado."

     

    Pedro Cuartango/Periódico El Mundo

créditos

Banner_izquierdo

Contador de visitas

Improvisaciones. COLUMNA DE CARMEN MÉNDEZ.

Tamaño letra:


 

 

 

La necesidad que tiene la sociedad contemporánea centroamericana de fortalecer la cultura artística es imperante.   Sin embargo, no es una prioridad en las agendas políticas o educativas y ni siquiera es uno de lo puntos principales de los objetivos en el sector oficial de la cultura.

 

A partir de corrientes populistas, consecuencia de la ausencia de proyección cultural y  formación artística de los líderes, se ha instaurado una dicotomía nociva: se idealizan las expresiones comerciales y se invisibilizan peyorativamente las manifestaciones artísticas auténticas.

 

Por lo tanto, suceden situaciones que parecen irreales.

 

Recientemente, un compositor centroamericano recibió el encargo de escribir una canción que pudiera convertirse en el "leit motiv" de un evento internacional sobre una temática de actualidad.( Por razones evidentes, nos reservamos las especificaciones que puedan sacar del anonimato al creador y demás protagonistas.)

 

El compositor susodicho realiza un análisis exhaustivo de los textos relacionados con la temática en cuestión, revisa estudios precedentes y selecciona con sumo cuidado, aquellas palabras que puedan prestarse al desarrollo coherente de la forma musical.  La distribución rítmico-silábica, el fraseo, la acentuación, la escogencia de imágenes literarias y la coherencia de los motivos musicales forman parte del complejo proceso de creación artística.  Esta etapa le tomó al compositor alrededor de dos meses. Luego se dedicó a utilizar un software que le permite plasmar en papel y digitalmente las voces, la instrumentación y el texto. Es decir, hacer la partitura. Esta segunda etapa tuvo una duración de cuatro semanas.

 

Por último, hace la producción, o sea la búsqueda de los intérpretes, la grabación con su post producción y la difusión de la misma.

 

Al faltar solamente tres semanas para el estreno de la pieza en el acto de inauguración del evento, dos directivos le piden al compositor que modifique el texto, que lo "suavice" porque debe ser más "light", que incluya otro texto que ellos encuentran mejor, que tienen varios músicos y cantantes con quienes los une un compromiso y ellos deben ser los intérpretes... En fin, una serie de cambios de último momento.

 

El compositor monta en cólera. Por qué irrespetan su trabajo? Con qué autoridad le están imponiendo cambios?

 

Todo se reduce a la ignorancia proverbial de esos dirigentes en asuntos de cultura artística.   Su prepotencia es signo de su desconocimiento.  No manejan los procesos y no tienen criterios estéticos. 

 

Nuestro compositor fue totalmente intransigente. Exigió respeto por su trabajo y los derechos que lo cobijan como autor. Se mantuvo firme y al final, la canción fue disfrutada por los participantes, quienes comentaron el texto y se aprendieron de memoria la música.

 

 

Pero esta experiencia, al igual que tantas otras, nos debe llevar a defender la labor artística y los derechos de autor, brindar educación musical y dar al arte el lugar que se merece.  La sociedad contemporánea centroamericana sólo podrá crecer si reconoce que el arte y el artista son dos de sus pilares fundamentales.

Share
Footer.png