Frase

  • “Las palabras llevan a las acciones… Preparan el alma, la alistan y la mueven a la ternura."

     

    Santa Teresa de Jesús

     

     

     

     

     

créditos

Banner_izquierdo

Contador de visitas

Crepúsculo: Parqueos y agujeros negros. COLUMNA DE FELIPE OVARES

Tamaño letra:

 

 

 

Parqueos y agujeros negros

 

Crepúsculo / Columna de Felipe Ovares

 

El hombre

que está labrando la tierra,

parece inmóvil.

Mukai Kyorai (1651-1715)

 

Sucede en una universidad, en la nuestra, en la UNA. Donde los temas de discusión deberían ser esencialmente académicos. No es así. Como lector asiduo del alicaído Foro de Opiniones uno llega a descubrir que el tópico más apasionado en esta benemérita institución educativa es el de los parqueos. Si algún día quieren escribir un texto en el foro de la U y conseguir un montón de “likes”, de respuestas, de seguidores/as y de palmaditas les sugiero lanzarse al ruedo con una crítica de los parqueos. Por supuesto que, para no malgastar el ejercicio, deben escribir en el título la palabra cabalística: “parqueo” como lo hice yo con mi texto. A eso se debe querida/o lectora/or, muy probablemente, la complicidad de su lectura.

 

Cuando vine la primera vez a trabajar a la Escuela de Informática, el director me mostró las instalaciones, me asignó una oficinita que con el paso de los años fui compartiendo con más y más colegas, hasta que un glorioso día, de algún julio lejano y lluvioso, alcanzamos la mágica cantidad de once. No era una excepción, sucedía igual con la vecindad. Recuerdo la propuesta para realizar un torneo entre oficinas. Nunca se llevó a cabo. Con esto quiero contarles algo que todos/as conocen: la U se ha ido poblando exponencialmente. Lo que les sucedió a las escasas y diminutas oficinas también se reflejó en los parqueos. No recuerdo al director de aquella época enumerándome entre las bondades de la U un espacio para mí chunche. Eso sí, me acuerdo claramente, ¿quién no?, de las anualidades, los aumentos de enero y julio, la dedicación exclusiva, la peligrosidad. Gracias a la cuestionada Convención Colectiva, esos “pluses” han sido más puntuales que el bendito sol de cada amanecer. Y como escribió García Márquez: “que Dios te la conserve”, a pesar de los/as falsos/as mesías que navegan por estos mares azules.

 

Aunque el espacio para nuestros vehículos no es una obligación de esta institución, se hace un esfuerzo para que exista. Ya casi está terminado un parqueo en la margen izquierda del Pirro, a un costado del puente. Se le alquilará a un empresario por un montón de millones, como diría el pensador orotinense Confucio Brenes: “Por dicha hay”. Y cuando no, nos pedirán ir a la calle a luchar por un FEES justo y jugoso. El nuevo espacio permitirá acomodar 150 vehículos. Parafraseando a Arjona: “La solución no es solución”. Para complacernos, el súper poblado Campus Omar Dengo, en la ciudad de las flores, requiere unos 5000 espacios, algo similar a un gran agujero negro que los engulla todos.

 

 

Sin haberse inaugurado, el parqueo del Pirro ya colecciona críticas, estas son algunas de las escuchadas por ahí: “Muy lejos, uno va a llegar a la oficina o muy sudado o muy mojado o muy cansado. Es un lugar oscuro y peligroso. La llegada es incómoda pues se requiere dar un vueltón. Es un sitio con mucho tránsito. Huele feo. Y tal”. Un estimable colega que vive frente a la Tenería Pirro y que viaja en carro a la U me dijo: “Hasta a mí me queda incómodo”. Y me dio una charlita de su sazonado razonamiento. Total, el trato con el empresario será solo por un año, mientras sucede el milagro de resolver el lío de los parqueos. Bienaventurados/as los/as que no viajan en carro.

 

Y me falta, por supuesto, hablar de agujeros negros, pues el título me lo impone. Recuerdo un maravilloso artículo acerca de las cuestiones físicas, metafísicas, filosóficas, literarias, lingüísticas y etimológicas que escribió hace muchos años mi querido amigo Irineo Rojas, ahora retirado en una bucólica montañita allá en Vigía de Nicoya, disfrutando, mientras se pueda, de una pensión de lujo. En aquella época gloriosa del Foro, al igual que ahora, el texto, digno de la más excelsa academia, pasó desapercibido, sin “likes”, seguimiento ni palmaditas. El ejercicio lo hizo para mostrarme su hipótesis: “Estos temas no interesan”.

 

Estimadas/as lectoras/as, hacer una prueba similar a la de Irineo no es tan fácil, se requiere escribir algo notable. Por ejemplo, les sugeriría escribir un libro, un estudio que les tome tres o cuatro años y que luego de otros tantos superando la burocracia de alguna editorial salga, finalmente, publicado. Verán entonces cuantos “likes” reciben. No se asombren si el número tiende a cero. El tema de los parqueos es inagotable, es más sencillo y ofrece más recompensas. No estará lejos el venturoso día que reciba puntos en Carrera Académica.

 

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Share
Footer.png